Follow by Email

viernes, 10 de febrero de 2012

Un hombre diabético de 55 años se inyectó insulina diariamente en el mismo lugar y dos bultos le crecieron en la barriga, parecidos a dos nalgas, dejando perplejos a los médicos.




Al paciente, de Sudáfrica, se le había dicho que se inyectara la insulina en dos áreas de su estómago para controlar sus niveles de azúcar.
Sin embargo, no se había dado cuenta de que tenía que rotar el lugar de la inyección alrededor de diferentes partes de su cuerpo debido a que la hormona de la insulina promueve la acumulación de suaves protuberancias grasas dentro de las capas de la piel.
Consecuentemente, el hombre pasó a tener dos “firmes y colgantes” bultos en su estómago, una condición conocida como lipohipertrofia.
Los casos leves son sorprendentemente comunes, sin embargo, este paciente representa un caso grave, ya que no había cambiado sus puntos de inyección durante tres décadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario