Follow by Email

domingo, 15 de julio de 2012

“El polvo de la Luna es venenoso para los seres humanos”.


Vivir en la Luna es, sin duda la  meta de la humanidad, pero  nuestro vecino constante, no nos puede tratar tan bien, ya que según  los científicos “el polvo de la Luna es venenoso para los seres humanos”.
La superficie de la Luna está cubierta de una espesa capa de polvo, que no sólo es ultra fina, y por lo tanto fácil de inhalar,  y puede aumentar el riesgo de varios tipos de cáncer, de forma similar a la inhalación de amianto y ceniza volcánica.
Investigadores de la Universidad de Tennessee, se refirieron  a los primeros pasos de Neil Armstrong en la Luna: “Los astronautas del Apolo informaron efectos adversos que afectan la piel, ojos y vías respiratorias que podrían estar relacionados con la exposición al polvo que se habían adherido a sus trajes espaciales durante sus actividades extravehiculares y fue llevado posteriormente a su nave espacial”.
“Los seres humanos sólo pasaron un  máximo, de dos o tres días en la Luna, y estaban protegidos por la nave y  trajes herméticos”.
“Pero con la exposición a largo plazo, la inhalación sería dañina,  incluso con el equipo de protección”.
“Una vez dentro de los pulmones el polvo lunar podría afectar a la  salud, o sea al  sistema respiratorio y cardiovascular, causando inflamación de las vías y el aumento de los riesgos de varios tipos de cáncer”.
“El polvo sometido a miles de años de la radiación UV, penetra profundamente en los pulmones”.
“Una caminata a largo plazo,  sobre la superficie de la Luna no va a estar  en nuestros planes. El polvo cada vez más constante de la Luna puede limitar nuestras aventuras de pensar que llegaríamos a poder vivir en nuestro satélite”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario