Follow by Email

domingo, 18 de agosto de 2013

Alfredo Moser es un mecánico brasileño que en 2002 se las ingenió para iluminar su casa durante las horas diurnas sin electricidad, ante los cortes recurrentes del servicio.

Alfredo-Moser
 La idea es simple: botellas de plástico con agua.
¿Cómo funciona? “Por refracción de luz solar”, explica Moser, al tiempo que llena una botella plástica de dos litros. “Hay que añadir dos tapas de cloro para evitar que el agua se ponga verde (con algas). Mientras más limpia esté la botella, mejor”, agrega según publica la BBC.
Mete la botella en un orificio realizado en el techo y explica: “Fijas la botella con resina de poliéster. No hay goteras, ni siquiera cuando llueve, no cae ni una gota”.
“Un ingeniero vino y midió la intensidad de la luz. Depende de cuan fuertes sean los rayos de sol, pero equivale mas o menos a 40 o 60 vatios”, comenta.
Alfredo-Moser2
Alfredo-Moser3

Según la BBC: “En Filipinas, donde un cuarto de la población vive en pobreza extrema (ganando US$1 al día), y la electricidad es particularmente cara, la idea ha sido muy exitosa”.
“Las ‘lámparas Moser’ se encuentran en 140.000 hogares. La idea también ha sido popular en unos 15 países más, como India, Bangladesh, Tanzania, Argentina y Fiyi.”
Para principios del próximo año, se calcula que al menos un millón de personas se beneficiarán con las ventajas que ofrecen este tipo de lámparas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario