Follow by Email

domingo, 3 de noviembre de 2013

37 millones de abejas fueron encontradas muertas en Elmwood, Ontario, Canadá, cerca de una gran plantación de semillas de maíz genéticamente modificadas con pesticidas neonicotinoides.



Los apicultores locales encontraron millones de sus abejas muertas después de que varias plantaciones de maíz fueran instaladas en Elwood en las últimas semanas. David Schuit, quien tiene una granja apicultora en la ciudad mencionada, perdió 600 colmenas, que representan aproximadamente 37 millones de abejas.

“Una vez empezada la plantación de maíz nuestras abejas murieron por millones”, remarcó Schuit. El y muchos otros, incluyendo la Unión Europea, están apuntando a muchas clases de insecticidas conocidos como neonicotinoides, fabricados por la corporación Bayer CropScience (una de las mayores proveedoras en agro tóxicos e insecticidas socia de Monsanto). Es usa en plantaciones de maíz y en otros cultivos. La Unión Europea votó recientemente prohibir estos insecticidas por dos años, comenzando el 1° de diciembre de 2013, para estudiar cómo se relaciona con la gran matanza de abejas que experimentaron en ellas.

El productor local Nathan Carey de la comunidad de Neustadt, Ontario, Canadá, y la Unión Local de Granjeros Nacionales, comprendida por 344 miembros, notó esta primavera la falta de abejas y abejorros en su granja. El cree que hay una fuerte conexión entre el insecticida usado y la muerte de los agentes polinizadores.

“Siento que todos tenemos algo que ver en este tema”, afirma. El organiza debates en público y un panel de discusión sobre este problema en su granja desde el 22 de junio de este año. Espera que todas las partes interesadas se junten y charlen sobre por qué las abejas, las principales polinizadoras de muchas especies de planta, están muriendo.

En la granja de Gary Kenny, en el sudoeste de Hanover, 8 de las 10 colmenas que mantiene como apicultor fuera de Kincardine, Ontario, murieron esta primavera después de que el maíz fuera cultivado en los campos colindantes.

Lo que parece ser mortal para las abejas es que los pesticidas neonicotinoides están “revestidos” en las semillas de maíz y, con el uso de las nuevas sembradoras automáticas, están echando el polvo pesticida en el aire cuando son cultivadas. La muerte de millones de polinizadores fue demostrada por la Universidad Americana de Purdue. Ellos comprobaron que “las abejas exhibían síntomas neurotóxicos, los análisis en las abejas muertas revelaron indicios de tiametoxam/clotianidina (componentes químicos presentes en los pesticidas mencionados) en cada caso. En las semillas modificadas de los campos de cultivo (principalmente de maíz) se encuentran mayormente los compuestos anteriormente mencionados”.

Leandro Gabriel Villalba
BWN Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario